Por Andrés Tapia

Al director general del ISSSTE, José Reyes Baeza Terrazas, debió haberle sorprendido que un importante número de trabajadores le hayan escrito a su cuenta de Facebook que desde hace dos años unos y un año otros, no han recibido uniformes. ¿Habrá concluido que alguien le miente? ¿Su directora de administración, Minerva Castillo Rodríguez?¿El dirigente sindical Luis Miguel Victoria Ranfla?

Y es que el 19 de diciembre, en su cuenta de Facebook, dio a conocer que con una inversión de casi 500 millones de pesos, se entregaron más de 78 mil 300 paquetes de uniformes a trabajadores de base. El ISSSTE difundió incluso un comunicado de prensa.

A la derecha, Ana María Villaseñor Aguilar, vestida de gris con vivos en morado

Unos días antes, el 29 de noviembre, el director general del ISSSTE, acompañado de la directora de administración y del presidente del sindicato del instituto, encabezó la llamada “Feria de uniformes”, donde hicieron entrega de paquetes de uniformes a trabajadores de base correspondientes a 2016 y que los trabajadores desmintieron.

Las respuestas de trabajadores en la red social no se hicieron esperar: no se les han entregado uniformes en Durango, Tamaulipas, Oaxaca, Jalisco. Leticia Carpio, le escribió: “Como esperan que trabaje sin uniforme de Enfermera” (sic).

Maggy SV le hizo saber al director general del ISSSTE: “Yo llevo 2 años q no me dan y soy de base”, mientras Josue Najar le planteó: “Pues aquí en Guadalajara los del sindicato desde el 2013 no me han entregado ninguno”.

Un usuario identificado como Atiñot MonRod le escribió dos mensajes: “en la actual gestión (2014-2017) sólo en una ocasión nos han entregado uniformes, por cierto de pésima calidad, en Tabasco no hace frío y nos dan la ropa con tela q parece q fuéramos d Europa”, le señaló en el primero y en el segundo: “¿…porque (sic) no hubo licitación en el 2015? ya que nunca salió a la luz pública y como (sic) es posible que van a entregar uniformes de ese año si aún no terminan de entregar los pendientes del 2014, aún faltan los del año 2016, será que se hizo mal uso del presupuesto y Ud desconoce toda vez que Ud siempre se ha conducido con mucha transparencia y honradez”.

El de los uniformes, es un rubro que genera suspicacias: el sábado 27 de agosto pasado, el presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, Luis Miguel Victoria, posó con Sergio “El pollo” Moreno en un palco del Estadio Azteca en un partido de futbol entre América y Cruz Azul, fotografía que fue posteada por el oficial mayor sindical, Raúl Arellano, quien los flanquea.

Esa fotografía confirmó las versiones de la estrecha relación que Victoria Ranfla mantiene con los proveedores de ropa para los trabajadores. “El pollo” Moreno tiene a su cargo la relación en el SNTISSSTE con el grupo de proveedores que encabeza Luis Francisco Molleda Cámara, el cual ha ganado todas las licitaciones públicas para uniformes en ese instituto desde que se centralizaron las compras.

Luis Miguel Victoria Ranfla y Juan Manuel Verdugo, secretario general del ISSSTE- flanqueado a José Reyes Baeza Terraza en una reunión de navidad

Durante la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares -actual gobernador de Veracruz-, en 2008, fue centralizada la compra, para lo cual se realiza una licitación pública, a fin de cumplir con la obligación de entregar dos uniformes al año a cada uno de los 75 mil trabajadores de base.

En la última licitación, correspondiente a 2016, se convocó por un monto superior a 452 millones -por eso la cifra que en diciembre manejó Reyes Baeza- la cual fue ganada por cinco firmas, cuyos montos quedaron de la siguiente manera:

Brik Solutions, S.A.de C.V., obtuvo 26 partidas por 78 millones 443 mil 316.84 pesos;

CIMAV, S.A. de C.V., ganó 11 partidas por 144 millones 582 mil 438.28 pesos; Win Mart, S.A. de C.V., le asignaron 8 partidas por un total de 48 millones 868 mil 928.92 pesos; Siquer International, S.A. de C.V., con 35 partidas por un monto de 61 millones 871 mil 401.40 pesos; y Techtex, S. de R.L. de C.V., se le asignaron 23 partidas por 118 millones 524 mil 680.24 pesos.

En total se licitaron 452 millones 290 mil 765.68 pesos para la “adquisición de vestuario y uniformes correspondiente al ejercicio fiscal 2016” en la Licitación Pública Nacional número LA-019GYN006-E2-2016. Trabajadores han denunciado en diferentes oportunidades que los proveedores no cumplieron la obligación de entregar los uniformes correspondientes a este año el 20 de septiembre, sin que se hicieran efectivas las pólizas correspondientes.

En la junta de aclaraciones de la última licitación, el representante de la empresa Comercializadora Arofse, S.A. de C.V., preguntó la forma en que el ISSSTE verifica que los bienes entregados cumplen con el contenido nacional exigido y no son de procedencia china o fabricados en el extranjero (preguntas 192, 194.2 y 195.3); cuestionó que sólo el Laboratorio Nacional de la Procuraduría Federal del Consumidor examine las muestras; se quejó de la inclusión de requisitos para “favorecer a un grupo de empresas propiedad de una sola persona  y que ganan año con año está licitación” (preguntas 233.41, 234.42, 261.69, 269.77, 353, 358, 361, 437); e insistió en saber si quienes realizaron las especificaciones técnicas cuentan con las facultades legales (preguntas 239.47, 240.48, 241.49).

Las respuestas a las preguntas de los proveedores, fueron hechas en el mismo tono: deberá sujetarse a las bases de la licitación. No fue esa la primera ocasión en que se externan sospechas que la licitación está diseñada para que determinados requisitos sólo sean satisfechos por un grupo de proveedores.

Ahora bien, en los compromisos que los proveedores deben cumplir, de acuerdo con la licitación, es que por escrito se obligan a que los productos que entreguen al ISSSTE, deben ser producidos en el país, con un mínimo de 65 por ciento de contenido nacional, para lo cual incluso “permitirán la inspección física de la planta industrial en la que se producen los bienes ofertados y adjudicados”.

Asimismo se comprometen por escrito y bajo protesta de decir verdad que se abstienen “de adoptar conductas para que los servidores públicos del Instituto induzcan o alteren las evaluaciones de las proposiciones, el resultado del procedimiento, u otros aspectos que otorguen condiciones más ventajosas con relación a los demás licitantes”.

A fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones que asumen los proveedores ganadores, lo hacen a través de una fianza equivalente al 10 por ciento del monto total máximo del contrato que haya sido firmado.

Sólo que los trabajadores tienen evidencias que los proveedores entregan uniformes que no cumplen con las características previstas en las licitaciones, como ser producidas en el país y con un porcentaje de contenido nacional. Sospechan que son importados de China, con la intención de aumentar sus utilidades (véase el trabajo publicado en esta página: “Vestuario del ISSSTE: negocio millonario”) y no cumplen con la fecha de entrega al almacén del Instituto en San Fernando, al sur de la Ciudad de México, sin que se hayan ejecutado las fianzas.

En el glosario de la licitación, se establece que el área técnica es el SNTISSSTE, el cual elaboró las especificaciones técnicas, evalúa las propuestas de los proveedores licitantes, responde las preguntas en las juntas de aclaraciones. Y prevé: “el área técnica, podrá tener también el carácter de área requirente”.

Lo anterior es de suyo importante debido a que hay quien cree que Ana María Villaseñor Aguilar, que representó al SNTISSSTE en la licitación de 2016, fue designada por Victoria Ranfla a propuesta de “El pollo” Moreno, con capacidad de decisión por encima de José Luis Miranda Rodríguez, secretario de uniformes y ropa de trabajo.

Desde esa posición, ella es fundamental para el establecimiento de requisitos que sólo pueden cumplir algunas empresas proveedoras, en cuanto a telas, colores, composición de textiles, entre otras.

La señora Villaseñor Aguilar es investigada por el Órgano Interno de Control (OIC) del ISSSTE por conflicto de interés al haber representado a la autoridad en la licitación pública de 2014. En la “Feria del uniforme”, la señora estuvo presente, como aparece en una de las fotografías que ilustran el presente trabajo.

La presencia del director general Baeza Terrazas en esa feria y de la directora de administración, generó molestia entre grupos de trabajadores, al interpretarla como una manifestación de apoyo a los proveedores encabezados por Molleda Cámara y “El pollo” Moreno, pese a que el vestuario que les entregan no cumple con la calidad y que ha generado que el personal administrativo se nieguen a portarlo pese a ser una obligación.

En el área médica se convirtió ya en costumbre que las enfermeras tengan que comprar filipinas y pantalones que no se trasluzcan; al igual que las cocineras para no correr el riesgo de sufrir quemaduras porque las prendas que reciben al ser de poliéster se incendian fácilmente; y en las Estancias de Bienestar Infantil (EBDI’s) los pants se les rompen fácilmente como si estuviesen hechos de popelina.

La presencia del director general en “La feria del uniforme”, es interpretada por los trabajadores como una especie de visto bueno a la eventual reelección de Victoria Ranfla en la presidencia del SNTISSSTE. Hasta ahora no ha llamado la atención a Alfredo Villegas Arreola, director de Delegaciones, que desarrolla un intenso proselitismo tendiente a lograr la permanencia del dirigente sindical.

Quejas de trabajadores del ISSSTE porque no les entregan uniformes

Sólo que en la organización sindical la oposición a una eventual reelección es creciente. En una reunión del Consejo Consultivo -integrado por los 11 ex dirigentes- realizada el lunes 19 de diciembre, 7 -de 8 que asistieron- le negaron a Victoria Ranfla su apoyo.

Para que en ese sindicato se introduzca la reelección, sería indispensable reformar el estatuto -en especial el artículo 43-, lo cual tiene un alto grado de dificultad, al ser necesario el voto afirmativo del 75 por ciento de los delegados al congreso -alrededor de 475 en total-, debido a que en la gran mayoría de las 48 secciones, el pronóstico es que pierdan los secretarios generales en las próximas elecciones.

Incluso la mayoría de los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del SNTISSSTE, son contrarios a una eventual reelección de Victoria Ranfla, a quien le reprochan su excesiva cercanía con los proveedores de ropa y con las autoridades, sin que se traduzca en ningún beneficio para los trabajadores.

¿Le mintieron al director general del ISSSTE para que aceptara encabezar la “Feria del uniforme”?

¿Desconoce la directora de administración el retraso de años en la entrega de uniformes a los trabajadores?

¿El presidente del SNTISSSTE no ha informado a Reyes Baeza de la cercanía que desde hace años mantiene con los proveedores a través de Sergio “El pollo” Moreno, con quien incluso frecuentemente juega frontenis en el deportivo sindical?

¿Quién le miente a Reyes Baeza?

Dejar respuesta