Por Andrés Tapia 

Al inicio del año, el Sindicato del ISSSTE -el cuarto más numeroso de la burocracia- enfrenta el dilema de autorizar la reelección de su actual dirigente, Luis Miguel Victoria Ranfla, u optar por otra opción no tan cercana a las autoridades y más alejado de proveedores de uniformes de los trabajadores.

Los ánimos reeleccionistas del dirigente sindical del ISSSTE, ha provocado la mofa de los trabajadores a través de memes.

La cercanía del presidente del SNTISSSTE con la administración de José Reyes Baeza Terrazas no se ha traducido en beneficios para los trabajadores, mientras los acuerdos que mantiene el dirigente sindical con proveedores de ropa ha provocado una drástica disminución en la calidad de los uniformes y en incumplimiento en los tiempos de entrega.

Los proveedores integrados en un grupo lidereado por Luis Francisco Molleda Cámara, a través de Sergio “El pollo” Moreno, ha buscado que dirigentes seccionales les acepten apoyos económicos para las elecciones de delegados al congreso de mayo, con la intención de influir de manera decisiva en una eventual reelección de Victoria Ranfla.

Con mucha anticipación al interior de ese sindicato empezó a discutirse el tema de una eventual reelección.

El mismo Victoria Ranfla, en un desliz en una reunión de la dirigencia sindical el 28 de julio del año pasado, al no poder contenerse y de manera inoportuna incluyó en su informe de actividades su presencia en una reunión a la que calificó de “unidad” en contra de la reelección, abrió el debate.

En mayo de este naciente año, ese sindicato -integrado por unos 75 mil trabajadores- elegirá dirigentes. Pese a que los estatutos internos prohíben la reelección, como ocurre cada cuatro años desde que Ricardo Pontigo Márquez, lo intentara en 2009, las probabilidades que Victoria Ranfla busque mantenerse en la dirigencia otros cuatro años -o ad perpetuam si le conviniera a sus intereses- se fortalecieron con el auspicio de importantes funcionarios del ISSSTE, consecuencia de la cercana relación que mantiene con el director general, Baeza Terrazas.

MARCO ANTONIO SILVA HERMOSILLO
MARCO ANTONIO SILVA HERMOSILLO

Así, el jueves 7 de julio de 2016, el festejo de los cumpleaños de Marco Antonio Silva Hermosillo y de José Luis Saucedo -en alianza con Blanca Pérez Viramontes-, sirvió de pretexto para intentar armar un frente antirreeleccionista. “Ya basta que (sean) unos cuantos”, sintetizó el segundo de ellos. El presidente del SNTISSSTE para debilitar la intentona en su contra, organizó ese mismo día una reunión con los secretarios generales de las 17 secciones -de un total de 48- en la Ciudad de México con el pretexto de festejar el día del abogado, para evitar asistieran al ágape. El mismo llegó tarde y optó por sentarse con Roberto Rubalcava Reyna, Marisol Galindo Iturribarría y Víctor Hugo Manzo y no en la mesa de honor, lo que provocó que Saucedo externara que carece de tacto político.

Tanto Silva Hermosillo como Saucedo son dos viejos dirigentes sindicales que para mantener prerrogativas a familiares -las tres hijas del primero y la esposa del segundo cobran su salario sin la obligación de trabajar al gozar de comisión sindical desde hace varios años-, compadres, amigos y recomendados, se postulan como candidatos para negociar sus posiciones

En la llamada fiesta de la antirreelección estuvo la mayoría de los integrantes de la dirigencia sindical -unos 70, de un total de 110-. El congreso de mayo del año próximo estará integrado por unos 375 delegados con capacidad de voto. Además de Victoria Ranfla que no ha descartado optar por la reelección, los precandidatos a sustituirlo son Roberto Rubalcava Reyna y las doctoras Liliana Rodríguez Argüelles y Marisol Galindo Iturribarría.

Rubalcava, actual vicepresidente, sería el candidato natural. La doctora Rodríguez Argüelles, ex secretaria general de la sección “Clínicas de Especialidades” -manejada de forma caciquil por Victoria Ranfla desde mediados de los ochentas- se le atribuye falta de experiencia al formar parte, por vez primera, de la dirigencia nacional. Y la doctora Galindo Iturribarría, secretaria de finanzas, no pudo lograr el liderazgo en 2009 y 2013 y se le cuestiona también su cercanía con proveedores de uniformes y ropa de trabajo a través de “El pollo” Moreno.

En mayo pasado, el ISSSTE convocó a la licitación pública LA-019GYN006-E2-2016 de vestuario y uniformes para los trabajadores por poco más de 450 millones de pesos. En la junta de aclaraciones, competidores acusaron la inclusión de especificaciones técnicas para beneficiar propuestas de las empresas del grupo de proveedores de Molleda Cámara, cinco de las cuales ganaron todas las partidas.

LIC. BLANCA O PEREZ VIRAMONTES
LIC. BLANCA O PEREZ VIRAMONTES

La centralización de la compra de uniformes y ropa de trabajo durante la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares -gobernador electo de Veracruz-, permitió que el grupo de proveedores de Molleda Cámara a través de “El pollo” Moreno se relacionara con Victoria Ranfla, quien habría aceptado nombrar, a su sugerencia, a Ana María Villaseñor Aguilar -invitada a la boda de Molleda Cámara a mediados de 2014 en Cuba, hecho que muestra el nivel de sus compromisos- representante del Sindicato del ISSSTE en el proceso de licitación este año, pese a que hace unos meses formaba parte de la autoridad en la Delegación Regional Oriente en la Ciudad de México, en un claro conflicto de intereses.

El ISSSTE cuenta con un Reglamento de Uniformes, el cual contempla una comisión nacional mixta de uniformes encargada de establecer normas, procedimientos, lineamientos y catálogos para la dotación de uniformes y ropa de trabajo, integrada por tres representantes del instituto y tres del sindicato.

El SNTISSSTE es uno de los sindicato que manejan más recursos: a través de una comisión de auxilios recibe un descuento del tres por ciento del salario quincenal de los trabajadores -más de 80 mil al incluir a grupos de confianza-, a fin de que al renunciar, sean cesados, incapacitarse o pensionarse por jubilación o retiro -después de cinco años consecutivos de aportaciones-, reciban un pago por hasta 42 mil pesos en caso de acreditar una antigüedad laboral de 30 años y otra cantidad igual del instituto.

En la reunión mensual de  diciembre de 2016, el presidente de esa comisión, Carlos Fermín García Culebro, anunció que el fondo de esa comisión ascendía a 978 millones 134 mil 847.50 pesos. En los siete últimos años no ha informado de los intereses financieros.

La comisión de auxilios es controlada desde 2009, por los hermanos Francisco y Carlos Fermín García Culebro, quienes junto con su hermana Rosa Margarita manejan una abultada lista de comisiones sindicales en la que se encuentran, hermanos, hijos, novias, compadres, aliados y diversos compromisos y que incluye la sección sindical “Estancias de Bienestar Infantil” una de las más numerosas. Son los amos de aviadurismo.

En la reunión de la dirigencia sindical de julio del año pasado, el presidente del sindicato del ISSSTE aseguró que si bien nadie le había pedido que buscara la reelección, dedicaría sus esfuerzos a entregar el liderazgo a un hombre o mujer que continúe con el proyecto que se tiene. Desde entonces nadie le creyó que no buscaría la reelección.

JOSE LUIS SAUCEDO MONZON
JOSE LUIS SAUCEDO MONZON

Funcionarios de la administración de José Reyes Baeza están convertidos en los principales impulsores de la reelección. El más entusiasta es Alfredo Villegas Arreola, director de delegaciones, quien pretende ignorar que en el círculo cercano al senador Joel Ayala Almeida-a quien le debe su actual cargo-, hay voces contrarias a la permanencia de Victoria Ranfla porque no ha obtenido un sólo logro para los trabajadores en casi cuatro años de gestión y por su excesiva y opaca cercanía con proveedores de uniformes encabezados por Molleda Cámara, a través de “El pollo” Moreno -una fotografía tomada el 27 de agosto en el Estadio Azteca y posteada por Raúl Arellano, oficial mayor sindical, la confirmó-.

Molleda Cámara tiene sus orígenes en el grupo de la maestra Elba Esther Gordillo que le permitió acercarse al ISSSTE durante la gestión de Miguel Ángel Yunes a través de Carlos Barrera, entonces funcionario del instituto, del que era socio -pese a lo cual Órgano Interno de Control no emprendió acciones legales- y al que desconoció una vez caído en desgracia.

Pese a la prohibición para la reelección, en el congreso electivo de 2017 pudiera ser retirado de los estatutos y aplicarse de inmediato. Para ello es necesario que Victoria Ranfla logre el apoyo de por lo menos el 75 por ciento de los delegados, lo que parece imposible. Hace unas nasa semanas recibió un primer revés cuando la mayoría de los integrantes del Consejo Consultivo sindical -integrado por ex dirigentes- le manifestaron su oposición a su permanencia -sólo Marcelino Miranda, delegado del ISSSTE en Oaxaca le dió su apoyo-.

Como nunca antes, uno de los sindicatos emblemáticos de la burocracia, se apresta a vivir una intensa batalla por el liderazgo, en un debate enmarcado por la autorización de la reelección.

Dejar respuesta