México, 6 Ene (Notimex).- Al cierre de este viernes, las pérdidas reportadas por las casas de empeño, derivado del robo de mercancías por los saqueos reportados recientemente se estiman en alrededor de 140 millones de pesos.

El presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre), Rafael Mondragón, dijo que dicho monto, que no incluye los daños a instalaciones, será absorbido por las compañías afectadas, debido a que los seguros con tratados no pagan afectaciones derivadas de vandalismo.

“Hemos tenido hasta este momento 46 actos de vandalismo, saqueos, sobre todo en el Estado de México en los municipios de Zumpango, Ecatepec, Tultitlán, Tecamac, pero también ayer en Monterrey y en Veracruz, son pérdidas enormes para las empresas”, dijo.

En entrevista, destacó que en los últimos días se robaron artículos de alrededor de 100 mil personas, a las cuales se les indemnizará directamente de la caja de las casas de empeño, con la diferencia entre el monto de préstamo y el avalúo de la prenda empeñada.

Ejemplificó que si un artículo estuvo valuado en alrededor de mil pesos, pero el préstamo fue de 700 pesos, los 300 pesos de diferencia será lo que se pague de indemnización al usuario.

“La mala noticia es que ya no tenemos la prenda ya ni se puede recuperar porque se la llevaron”, por lo que pidió a los usuarios acudir a la sucursal para recibir su indemnización.

La Amespre afilia a 22 firmas de empeño del país, de las cuales nueve resultaron con fuertes daños en sus instalaciones, sobre todo en municipios del Estado de México, además de estados como Veracruz, Nuevo León y Puebla, aunque evitó mencionar los nombres de las empresas porque se encuentran en procesos legales.

Precisó que hay sucursales con destrozos importantes y tardarán un mes en estar listas para operar de nuevo; la adecuación de un establecimiento cuesta alrededor de 1.5 millones de pesos y en aquellos donde hubo un daño total será lo que se tenga que invertir de nuevo.

“Esto representa pérdidas fenomenales para las empresas, es un golpe muy fuerte… Ya queremos que está pesadilla acabe”, comentó el representante de las casas de empeño.

Dejar respuesta