Uncategorized

Los otros rivales de los Lobos BUAP

1View

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de septiembre, (CÍRCULO DIGITAL).-El estrés y las distracciones afectaron la presentación de Lobos BUAP en la Liga MX. Luego de un inicio que incluyó dos victorias y un empate, con una marca de nueve anotaciones en tres jornadas, el equipo dirigido por Rafael Puente del Río sufrió durante cinco compromisos, encuentros en los que acumuló cuatro descalabros y un empate, antes de ir el domingo a Veracruz y reencontrarse con la victoria.

Previo a la “crisis de resultados, mas no de funcionamiento”, como la calificó el entrenador del cuadro poblano, el plantel de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla sufrió distintos golpes extracancha que los especialistas aseguran fueron “distractores” en el vestidor.

Una fractura de pómulo que sufrió en la jornada dos Lucero Álvarez, portero y uno de los líderes del equipo; una riña entre Julián Quiñones, goleador del conjunto licántropo, y William Palacios, que provocó la baja del plantel del segundo futbolista tras la tercera fecha, fueron dos sacudidas que afectaron directamente a los Lobos, conjunto que con el paso de las semanas se ha metido en problemas en la tabla porcentual, situación que aumenta la presión con la que viven cada día.

“Son distractores para los muchachos. El jugador es muy distraído y el director técnico tiene que lograr que los futbolistas se enfoquen en el objetivo”, dijo a El Economista José Luis Sánchez Solá, director técnico y analista que vivió problemas extracancha cuando estaba al frente del Puebla.

Además, los pupilos de Rafael Puente se han visto rodeados por otro tema extra deportivo, como han sido los problemas de sus directivos para cerrar un contrato por derechos de televisión, mismos que los obligaron a lanzar una campaña para recaudar fondos con el fin de reforzarse la próxima temporada, mediante boteos en los que sus aficionados puedan colaborar.

Jesús Estrada Salas, psicólogo y catedrático del Instituto Politécnico Nacional, explicó a este diario que tras este acumulado de acontecimientos los futbolistas de Lobos han tenido que entrenar y salir a la cancha bajo una atmósfera enrarecida.

“Trabajan bajo un esquema de estrés que afecta el desempeño de cualquier actividad”, afirmó el especialista, quien explicó que una vez que la presión se apodera de un grupo de jugadores, ésta se manifiesta con “desaciertos de conducta”, que pueden verse reflejados al equivocarse en jugadas de rutina.

“Dejamos de ser intensos y atrevidos”, autoanalizó Rafa Puente luego de que su equipo perdiera por primera ocasión en el campeonato, ante Pumas en la cancha de CU. “No fuimos pacientes. No tuvimos la agresividad que nos caracteriza”, agregó tras el duelo de la jornada tres. A la par de la autocrítica que hay en el conjunto recién ascendido a la Liga MX, Luis Roberto Alves Zague, analista de ESPN, aseguró, tras la derrota que sufrió el equipo de la BUAP ante Morelia en la fecha ocho (3-1), que el plantel poblano sufría por momentos de “muy mala marca” y que veía a algunos de los futbolistas “relajados”.

Luego de cinco semanas sin conocer la victoria, situación que los llevó a ocupar el último sitio de la tabla porcentual, Lobos venció a Veracruz y logró tomarse un respiro luego de un mes en el que perdió a dos de sus jugadores, pero sobre todo vio afectada su confianza, factor que parece haber recuperado luego de sumar tres puntos, cosecha que podría permitirles “reducir el estrés” que acumularon en las jornadas anteriores.