En el ISSSTE, uniformes para botargas

0
13724

Por Andrés Tapia

La entrega de uniformes con tallas tan grandes que parecen para botargas, ha detonado la irritación de trabajadores del ISSSTE, en el momento más inoportuno para su dirigente sindical, Luis Miguel Victoria Ranfla: a finales de febrero se publicará la convocatoria a elecciones, en las que buscará ser reelecto y que corre el riesgo de dividir a una organización laboral emblemática del país.

Al enojo de los trabajadores ha contribuido la difusión de dos fotografías de su dirigente sindical con Sergio “El pollo” Moreno, uno de proveedores de uniformes del grupo lidereado por Luis Francisco Molleda Cámara, que les confirmaron la sospecha que están asociados en un negocio en el que las utilidades son de cientos de millones de pesos, a cambio de prendas de dudosa calidad.

Una trabajadora del Hospital General “Gral. Ignacio Zaragoza”, rehizo un meme -publicado en este espacio el lunes 30 de enero- en el que “El pollo” Moreno aparece abrazado del presidente del SNTISSSTE, mientras muestra billetes de 500 pesos: a un lado colocó su fotografía con la parte superior de su uniforme que le queda varias tallas grande, y lo posteó en su sitio de Facebook, con cuestionamientos sobre los intentos reeleccionistas de Victoria Ranfla.

En ese hospital el martes 31 de enero los 2300 trabajadores de base recibieron cuatro uniformes -no saben si corresponden a los años 2015 y 2016, por la opacidad con la  que se los entregan y que la gestión del director general José Reyes Baeza Terrazas no ha clarificado-. La mayoría de ellos descubrió con molestia que les dieron tallas grandes tanto en él área médica como administrativa: en una prenda en la etiqueta aparece el nombre de la empresa “Siquer Internacional, S.A.de C.V”, su domicilio social, R.F.C., correo electrónico y sobre el número de la talla se colocó un pegote con un número distinto al impreso.

Uniformes que entregan a trabajadores de base del ISSSTE

El secretario general de la sección sindical en ese hospital, Eduardo Méndez Martínez, es partidario de la reelección de Victoria Ranfla. Sin embargo, en las elecciones para delegados al congreso de mayo -a realizarse tentativamente los días 3, 4 y 5-, el grupo que encabeza Mauro Adrian Vega se perfila para obtener la mayoría.

En el Centro Médico Nacional “20 de noviembre”, a los casi 3000 trabajadores les hicieron entrega de dos uniformes. Surgieron los mismos problemas: tallas grandes -incluidos zapatos-, lo que provocó irritación. La secretaria general de la sección V, Virginia Altamirano Mendoza es también partidaria de la reelección de Victoria Ranfla, aún cuando el pronóstico es que no ganará las elecciones para delegados, por una pésima gestión.

Un informe escrito que el secretario de uniformes y ropa de trabajo del SNTISSSTE, José Luis Miranda Rodríguez, tenía el pasado 25 de enero, señalaba que los uniformes habían sido entregados en las siguientes áreas: SuperISSSTE (10 mil 666 piezas), Zona Orientes (19 mil 486), Coahuila (15 mil 548), Guerrero (20 mil 419), Hidalgo (10 mil 439), Quintana Roo (7 mil 9), Tabasco (5 mil 908), Hospital General “1o de octubre” (24 mil 370), y Hospital General “Lic. Adolfo López Mateos” (16 mil 116 piezas).

Los reclamos de los trabajadores por la pésima calidad de los uniformes, seguramente acrecentará la desesperación y el nerviosismo que parecen conducir el actuar de Luis Miguel Victoria Ranfla, conforme se acerca la fecha para la realización del pleno del comité ejecutivo nacional, a finales de febrero, que autorizará la publicación de la convocatoria para las elecciones de dirigentes del sindicales en el congreso de mayo.

Para el director del ISSSTE, José Reyes Baeza Terrazas, la decisión de apoyar o no la reelección, es un asunto delicado: equivocarse puede generar un problema político por apoyar un dirigente sindical tocado por la sospecha de la corrupción. El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto lo que menos quiere en estos momentos son problemas.

Ese sindicato, con una membresía superior a los 75 mil trabajadores, es estratégico y por tanto tiene interés de Estado. Después de las elecciones de 2013 se interpusieron una veintena de juicios por violaciones estatutarias -financiados por “El pollo” Moreno-, los cuales fueron resueltos en función del interés de una institución social fundamental para el país como es el ISSSTE, por encima de la razón que les pudiera asistir a los trabajadores.

En efecto, pese al argumento que la convocatoria al proceso electoral no se ajustó a lo que establece el estatuto interno y se cometieron diversas irregularidades, el Estado resolvió en función de los intereses superiores de la sociedad y no de acuerdo con los de los demandantes, cuyo reclamo era válido por no haberse cubierto las formalidades .

La irritación ha puesto en riesgo la posibilidad de reelección en el SNTTISSSTE

No podía dejarse en el limbo jurídico una organización que pudiera afectar servicios fundamentales como los que presta el ISSSTE. Privó el espíritu por el que desde la expedición de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado (LFTSE) -en la década de los sesenta- limitó a los servidores públicos la negociación colectiva, prohibiéndoseles en la práctica su derecho a la huelga.

Desde esa perspectiva, el eventual apoyo de Baeza Terrazas a la reelección de Victoria Ranfla debe ser analizada con detenimiento: la mayoría de los 53 secretarios de cartera del comité ejecutivo nacional del SNTISSSTE, son contrarios a la permanencia de su actual presidente. Posición similar a la de los integrantes del consejo consultivo -en el que participan los ex dirigentes de la organización-.

El director general del ISSSTE deberá evaluar el distanciamiento que el presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), senador Joel Ayala Almeida mantiene, desde hace meses, con Victoria Ranfla, lo que explica por qué en las elecciones de 2015 no fue incluido en las listas de candidatos del PRI a la Cámara de Diputados.

La desesperación que invade ya a Luis Miguel, lo llevó a cometer un grave desliz en la reunión a la que convocó a la dirigencia sindical nacional el miércoles 1 de febrero: ñJoel Ayala, dijo, no tuvo capacidad para impedir la división de la FSTSE durante los gobiernos del PAN -se refería a la creación de la Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos a fines de 2003-.

La división fue alentada por el gobierno de Vicente Fox que, en marzo de 2001 intentó imponer en el liderazgo de la FSTSE a Bernardo Quezada Salas; pero la oportuna reacción de Ayala Almeida lo impidió, con el apoyo, entre otros, del grupo opositor al entonces secretario general del SNTISSSTE, José Luis Acosta Herrera, entre los que se encontraba Victoria Ranfla.

Además, en marzo de 2002, las elecciones de dirigentes de ese sindicato provocaron una profunda división que tardó varios años en cicatrizar y que llevó a Victoria Ranfla y a varios más, a refugiarse en las posiciones que ocupaban en FSTSE, derrotados por el grupo de Concepción Castañeda Ortiz. 

Sin el apoyo de FSTSE, Victoria Ranfla y otros hubiesen visto terminada su carrera sindical. Más recientemente, en 2013, el senador Ayala fue una pieza decisiva para que accediera a la Presidencia del SNTISSSTE, lo cual habría sido imposible pese al apoyo del grupo de María de Los Ángeles Moreno al que pertenecía el director general del instituto, Sebastián Lerdo de Tejada (qepd).

Conseguida su hasta entonces más cara ambición política, Luis Miguel traicionó al senador Ayala Almeida y se echó en brazos de la senadora Cristina Díaz, secretaria general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP). Fue uno de sus más graves errores, en el que Hilario Ramírez Chávez, secretario de acción política en ese sindicato, fue fundamental junto con Jesus Hernández Peña -insisto: investíguense los delitos que incurrieron en las irregularidades de la plaza de su esposa Saraí Pares, en la Delegación Regional Norte del ISSSTE-.

La división es el mayor riesgo que el sindicato del ISSSTE enfrenta ante una eventual reelección de su presidente. Y Victoria Ranfla está consciente de lo que su ambición puede provocar: en esta administración del PRI buscaré la unidad y no me gustaría que se dividiera nuestro sindicato, dijo palabras más palabras menos en la reunión del 1 de febrero. Pero su interés personal es primero.

La elección de los dirigentes de esa organización se realizará en el congreso de mayo-a realizarse tentativamente los días 3, 4 y 5-. Previamente en abril serán electos unos 395 -originalmente había calculado serían 375- delegados con capacidad de voz y voto.

Según las expectativas, en conjunto las secciones que apoyan la reelección y que pudieran ganar las elecciones, suman poco más de 50 delegados. Si bien es cierto los números tenderán a modificarse a finales de abril, difícilmente alcanzarán la mayoría, como ocurrió en 2009 y 2013, debido a que de 48 secciones, se estima que a lo mucho ganarán 20 secretarios generales.

Las irregularidades en el vestuario de los trabajadores sin que la autoridad aplique sanciones

Hace ocho años, Ricardo Pontigo Márquez tenía alrededor de la mitad de todos los delegados al congreso. No logró concretar sus deseos de ser reelecto, y sí, en cambio,  generó una profunda división que perduró los siguientes cuatro años y que obligó a una negociación para distribuir las carteras que integran la dirigencia sindical entre los grupos de José Luis Rodríguez Camacho y la doctora Marisol Galindo.

La eventual división en el SNTISSSTE, sería una factura que debería pagar Reyes Baeza, omiso hasta ahora con las graves irregularidades cometidas en la entrega de uniformes a los trabajadores: ha sido incapaz de ordenar sean devueltas las prendas que no cumplen con los requisitos exigidos en la licitación de 2016. 450 millones de pesos es la tercera parte del costo que tendrá el hospital general que el instituto construirá en Tláhuac.

Dejar respuesta